sábado, 6 de diciembre de 2014

Un médico para Macharaviaya

Entre las carencias tradicionales en la villa de Macharaviaya, se encontraba la falta de médico, agravada por la dificultad del transporte. A mitad del siglo XIX, un grupo de vecinos, caballeros pudientes del municipio, deciden buscar una solución para que los macharatungos puedan ser asistidos de forma permanente: contratar un médico y costear sus servicios, para que atienda gratuitamente a todos los vecinos.

El 10 de marzo de 1849 se formaliza una escritura en la escribanía de Macharaviaya, por la que don Francisco Aponte, don Manuel Cabrera Valderrama, don José Toval Fernández, don Antonio Burgos Ortega, don José Gallardo Postigo, don Francisco Antonio Cabrera, don Miguel Sánchez Ramírez y don Bernardo González Sánchez, "careciendo esta población de facultativo de medicina y cirugía, han dispuesto los otorgantes con beneplácito de la mayoría de los vecinos, buscar y contratar profesor que los asista en sus dolencias", y acuerdan con el doctor don Mariano Barbero, vecino de la ciudad de Córdoba, que se establezca en Macharaviaya desde  el 15 de marzo de 1849 hasta fin de octubre de 1852, "visitando diariamente a todos los enfermos que sean vecinos de esta población y a sus respectivas familias cuando vivan fuera del pueblo"; y también visitará a los enfermos de los partidos rurales de Benajarafe, Santillán y Arroyo Íberos y a los del cortijo o aldea del Bardel; y también a aquellos que los otorgantes propongan en los cascos de los pueblos de Benagalbón y Cajíz. Para lo cual "el profesor se proveerá de bestia" (es decir, una montura). 

Don Mariano Barbero también practicará reconocimientos de cadáveres que se realicen en Macharaviaya; y colaborará con el Ayuntamiento en los reconocimientos a quintas y demás casos de oficio.

En las visitas a enfermos que no residan en Macharaviaya, el doctor podrá cobrar en "las operaciones de partos, enfermedades sifilíticas, consultas y asistencia a heridos".

El médico percibirá de los otorgantes como sueldo: 4.600 reales el 31 de octubre de 1849. Y la misma cantidad el 31 de octubre de los años siguientes.

Fuente:
Archivo Histórico Provincial de Málaga. Notaría de don Bernardo Aponte Sánchez,10/03/1849.

Sir Samuel Luke Fildes, El médico, 1891,

No hay comentarios:

Publicar un comentario