domingo, 20 de abril de 2014

Ángel Gallardo

Tratamos hoy a un ilustre argentino, pero de ascendencia macharatunga: don Ángel Gallardo Lebrero. Reputado científico, que fue rector de la Universidad de Buenos Aires, director del Museo Nacional de Historia, catedrático de Ciencias Médicas, presidente del Consejo Nacional de Educación, embajador argentino en Italia, ministro de Relaciones Exteriores y doctor honoris causa en varias universidades europeas. 

Su bisabuelo Félix Antonio Gallardo Aragonés, natural de Macharaviaya y bautizado en su iglesia en 1766, era ahijado de Antonio de Gálvez, y su sobrino. Fue de esos macharatungos que obtuvieron empleos gracias a los famosos Gálvez. Fue Oficial de la Contaduría General del Ejército y Real Hacienda; casó el 26 de marzo de 1792 en Buenos Aires con Paula Planchón Illarradí. 

Fueron padres de José María Gallardo Planchón (Buenos Aires 1797-Montevideo, Uruguay 1841), comerciante y director del Banco de las Provincias Unidas del Río de la Plata, casado con Ángela Lebrero Castaño.

Padres a su vez del ministro Ángel Gallardo Lebrero, nacido en Buenos Aires el 19 de noviembre de 1867. 

Ángel Gallardo Lebrero, con uniforme diplomático
Coincidiendo con su etapa de Ministro de Relaciones Exteriores (entre 1922 y 1928), visitó España, y acudió a Macharaviaya, junto a su esposa y un hijo, a conocer la tierra de sus antepasados, el 13 de noviembre de 1927. En sus memorias ha dejado testimonio de la visita:
A unos 30 kilómetros de Málaga y después de pasar una estación cuyo nombre árabe no recuerdo se toma el cauce de un río constituido por cantos rodados que permiten el paso del automóvil y se remonta por ese cauce hasta llegar a la confluencia de dos afluentes. En el promontorio formado entre los dos afluentes está edificada la aldea de Macharaviaya, a la que se accede por un sendero empedrado muy pendiente y resbaloso. Se llega así a la calle principal sobre la cual da el costado de la iglesia, bastante importante, que tiene al frente una plazoleta. Penetramos en la iglesia y conversamos con el cura. Descubrimos allí que el gran hombre de Macharaviaya, y constructor de la iglesia, es don José de Gálvez y Gallardo, ministro de Indias de Carlos III... lo que le valió el título de marques de la Sonora. En los libros parroquiales encontré la partida de nacimiento de mi bisabuelo Félix Gallardo y de algunos de sus antecesores hasta mil seiscientos y tantos.
Don José de Gálvez era tío de don Félix y seguramente fue él quien lo envió a Buenos Aires como oficial de la Real Hacienda, pues protegía mucho a sus compatriotas. No solamente había construido la iglesia, sino una fábrica de naipes (hoy arruinada), a la que le había concedido el privilegio de fabricar todos los naipes destinados a América. Vimos la casa de don José de Gálvez, de altos y medio arruinada.
La iglesia es bastante amplia, del estilo de las iglesias de Buenos Aires construidas en el siglo XVIII. Tiene unos hermosos cuadros de la escuela sevillana. En la sacristía hay un retrato de don José de Gálvez y en la cripta de la iglesia vimos su tumba, así como la de su esposa y de muchos Gallardo. En la iglesia hay un escaño de la familia Gallardo con el nombre esculpido en el respaldo. También vimos muchos Gallardos vivos, viejos, jóvenes y niños. El Alcalde era Gallardo y Gallardo. En el tesoro de la iglesia hay magníficos ornamentos regalados por don José de Gálvez. Luis
(hijo de Ángel Gallardo) subió a la parte más alta del pueblo, de donde arrancaba una carretera de montaña que iba a Málaga y que fue construida por don José de Gálvez, como lo recuerda una columna que da los detalles de la construcción de esa carretera, hoy inutilizada, por estar cortada en varias partes. Macharaviaya está en completa decadencia. El alcalde me dijo que ha tenido unas 300 casas, mientras ahora solo alcanzan a 30 las habitadas. Todas las demás están arruinadas y de algunas solo subsisten los cimientos. Poco a poco se fue reuniendo todo el vecindario a nuestro alrededor y sacaron los muchachos varias fotografías de nuestros parientes desconocidos. A Peracha (mote familiar de la esposa de Ángel Gallardo) le interesó muchísimo esta visita y quería traerse el escaño de los Gallardo, pero no le fue posible vencer los escrúpulos del cura. Interesadísimos con esta extraña visita, regresamos a Málaga a almorzar.
Pasada esta visita, el ministro explicó al diario La Voz, de Córdoba, lo satisfecho que estaba con la documentación que había encontrado en la iglesia parroquial de Macharaviaya.
Al año siguiente, en 1928, cura-ecónomo de Macharaviaya, don Sebastián Rodríguez Fernández, escribe a Ángel Gallardo para solicitarle un donativo para las reparaciones de la cubierta de la iglesia; desconozco si recibió respuesta.

Ángel Gallardo, en el centro, en su visita Macharaviaya,
junto al alcalde Patricio Claros y otras autoridades (año 1927).
Fotografía cedida por la familia Ramos
De su matrimonio con Dalmira Cantilo Ortiz Basualdo, tuvo seis hijos: Ángel, Beatriz, María Teresa, Guillermo y Luis Gallardo Cantilo. 
Falleció en Buenos Aires el 13 de mayo de 1934.

Nota: A pesar de que Ángel Gallardo afirma en sus memorias que el alcalde era Gallardo Gallardo, en ese año en realidad era Patricio Claros Ramírez, con quien aparece en la fotografía.

Fuentes:
A. Gallardo Lebrero, Memorias de Ángel Gallardo.
J.L. Cabrera Ortiz, La Fundación de Escuelas y Banco Agrícola de Macharaviaya.
L.R. Pérez Calvo y L.S. Pérez Colman, artículo "Los Ezeyza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario